Folletos turísticos. ¿Es viable el modelo actual?

Hoy en día sería impensable promocionar un destino sin folletos turísticos. La vida efímera de muchos de ellos, el gran consumo de papel preciso para su elaboración y el gasto que suponen para las arcas públicas, creo que hacen necesario revisar el modelo actual para caminar hacia uno más sostenible tanto a nivel medioambiental como a nivel económico.

La semana pasada en Twitter fuimos varios los que intercambiamos puntos de vista en relación a este asunto. Todo empezó con el siguiente tuit de Carlos García Conde: “Se siguen editando folletos turísticos y gastando papel a mansalva. ¿Siguen siendo necesarios?”

A raíz de este mensaje afloraron algunas reflexiones que expongo a continuación.

Formato. ¿Son útiles en cuanto a su diseño y contenido?  Algunos folletos por su tamaño y peso son poco manejables para llevarlos de viaje. ¿Es imprescindible emplear tanto papel y a veces de tan buena calidad? Por qué no hacer varias versiones de un mismo folleto. No tiene la misma utilidad uno que se consulta en una Oficina de Turismo, uno que se lleva en la mochila durante el viaje o el que se reparte en una feria de turismo.

Forma de distribución. La mayoría de los servicios de información turística envían material informativo a quien lo solicite de manera gratuita. ¿Nos lo pensaríamos dos veces antes de pedir folletos turísticos si tuviésemos que abonar los portes? ¿O todo lo contrario, estaríamos dispuestos a pagar una cantidad mínima por recibir información turística en nuestro domicilio y de este modo solo solicitaríamos aquellos folletos en los que realmente estamos interesados?

Responsabilidad común. La responsabilidad debe comenzar en uno mismo, o acaso, cuántos no hemos vuelto de una feria de turismo con una bolsa llena de folletos que luego acaban arrinconados o en el cubo de la basura.

Colaboración sector público-privado. ¿Debería de existir una responsabilidad compartida, entre ambos sectores, en lo que a la elaboración del material informativo se refiere? En relación a este asunto Esther Mascaró hace una interesante reflexión en el post Empresa turística y promoción: tiempo de implicarse económicamente.

Estos fueron algunos de los puntos que tocamos. Creo que no existen las soluciones perfectas pero sí considero que se puede hacer más con menos. Sé que cada destino turístico presenta sus particularidades, pero a veces, no está de más observar qué hacen los demás organismos de promoción turística. En Turismo de Berlín la mayoría de los folletos y el envío por correo postal son de pago. También es destacable el compromiso de Turismo de Barcelona en cuanto a la reducción del impacto  medioambiental editando material informativo de papel reciclado.

“En resumen racionalidad e imaginación con el objetivo de minimizar el “papel” en la información turística.” Esta frase no es mía sino de otro Tuitero, Emilio Cuiñas, que también participó en este intercambio de opiniones.

¡Se agradecen vuestras aportaciones!

Anuncios

9 pensamientos en “Folletos turísticos. ¿Es viable el modelo actual?”

  1. Antes de nada quiero agradecer a la persona encargada de este blog por haber compartido con todos nosotros estas reflexiones tan interesantes.

    En mi opinión, a pesar de que cada día las múltiples herramientas Social Media acercan más y mejor a los turistas con los recursos turísticos de un lugar, todavía se hace muy necesaria la edición de folletos turísticos impresos, ya que, no todo el mundo se ha subido al carro 2.0. Además mucha gente prefiere manejar el folleto en formato papel con sus manos, más cuándo están de viaje.

    Pero aunque creo que son necesarios los folletos turísticos en formato papel, creo también que no a cualquier precio. Me explico:
    Una edición en formato compacto pero manejable, hecha de papel reciclado corriente donde prime la información de calidad y útil ante la floritura de enormes fotografías o maquetaciones de lujo, va a ser más agradecida por una persona que decide guiarse por ella y transportarla, a la hora de planificar su viaje.

    Si además añadimos un coste económico (aunque se trate de una cifra ridícula) le estaremos otorgando a la publicación el suficiente valor como para que ésta no sea demandada si no se necesita realmente (tristemente funcionamos así).

    Una buena gestión en la edición de folletos turísticos podría hacer ahorrar a la administración pública un jugoso capital, no entiendo por qué no se ponen a ello!

    Saludos!

    1. Hola milloaleira,

      Agradezco mucho tu aportación.

      Como tú indicas, no todo el mundo tiene acceso a internet o a la información que se comparte en los medios sociales, pero lo que está en cuestión es la forma de gestionar los folletos turísticos.

      La semana pasada solicité unos folletos a una oficina de turismo de una ciudad española, y me enviaron información general y un mapa sobre el destino en un sobre pequeño que no pesaba mucho. Disponen de más folletos, pero estos tienen un coste. Este es un ejemplo de gestión diferente.

      También es interesante la idea de Carmen Ibanyez. Propone establecer unos puntos de entrega de folletos usados para que puedan ser reutilizados por otros viajeros: http://www.invattur.org/ideas/2010-06-15-folletos-sostenibles

      ¡Y seguro que hay muchas más soluciones

  2. Buen post y buena reflexión.

    En mi ámbito profesional (sector sanitario) la lucha encarnizada por conseguir la eliminación del papel forma parte de nuestro día a día. Caminar hacia la digitalización total siempre es sinónimo de ahorro de costes.

    Por otra parte, si alguien busca publicitarse no creo que haya una manera de hacerlo que sea más potente y con más capacidad de sectorización que la Red. Conseguir 2.500.000 impresiones por apenas 200 € no es posible con folletos impresos. Con una campaña de AdWords, sí.

    Códigos QR, realidad aumentada, …el sector turístico es uno de esos sectores donde el margen de mejora en cuanto a la aplicación de las TIC, es brutal.

    Cierro con una frase de Roger Von Oech: “No es posible resolver los problemas de hoy con las soluciones de ayer”

    La innovación, es el camino. Un saludo!

  3. Reblogged this on xanxano and commented:
    Muy buen debate. Yo también considero que del papel se abusa y no se le da valor. Creo que la mejor manera de racionalizar es poniéndole un precio, aunque sea pequeño, al papel y apostar decididamente no solo por el 2.0… es que ya estamos en el tiempo del 3.0… el usuario puede tener toda la información necesaria de manera interactiva y en la palma de su mano. Es cierto que aún es un fenómeno minoritario, pero también que hay mucha pereza mental para encontrar maneras que exploten otros modelos de apoyo y uso de la información turística. Es más, se puede pasar de la información a la dinamización fácilmente, pero hay que estar muy convencido de la apuesta.

  4. Para mi (soy de las que se traen bolsas llenas de folletos de las ferias de turismo) los mapas turísticos, sobre todo, son irremplazables.

    La verdad es que muchos folletos podrían ahorrarse su gasto en papel. Cuando llego a casa de las ferias de turismo yo me organizo y clasifico los folletos por localización, tipo (guía general, guía de campings, guía de rutas) y sí me doy cuenta de que hay muchas cosas repetidas. Muchas veces se edita la guía tamaño grande de la ciudad, con muchas fotos, recomendaciones de restaurantes, todos los monumentos, etc y esa misma guía se pueden encontrar en tamaño más pequeño y separada en distintos folletos: uno para restaurantes, uno para cada monumento…

    Yo soy partidaria de los folletos sobre todo si son mapas con los puntos más interesantes marcados (como muchos de los que dan en los pueblos alrededor de Amsterdam, patrocinados por los negocios locales), esos que se pueden llevar en la mochila y sacas en un momento, consultas y vuelves a guardar.

    Sin embargo, muchísimos folletos que ahora se reparten, son totalmente inecesarios y no cargaríamos con ellos cuando vamos de viaje, muchos van directamente a la basura. Además, muchos de ellos ganarían si se digitalizaran, porque muchas veces buscar una cosa concreta o acordarse del folleto en el que venía información sobre X es difícil, pero realizar una búsqueda en un archivo no.

    Yo propondría un archivo online de folletos a las oficinas de turismo españolas (o las que quieran sumarse). Y digo folletos para que sean eso, folletos digitalizados, descargables al móvil o al ordenador y cuya impresión en papel y envío se cobre, para el que realmente lo necesite.

    pd.- El debate es interesantísimo 😉

  5. Ante un debate tan interesante no puedo dejar de opinar.
    Se han comentado varios elementos que pueden decidir hacer o no un folleto impreso y cómo debe ser este (su formato, forma de distribución, etc.), pero creo que nos falta uno muy importante, su objetivo. Qué queremos conseguir con este folleto?
    Si pienso en mi como turista, debo reconocer qué sí uso algunos folletos en papel (especialmente mapas y pequeñas guías con información práctica sobre dónde dormir, dónde comer y qué visitar, con horarios, precios aproximados y información que me puede ser útil en el territorio). Probablemente poco a poco iré usando menos estos medios, porque como habéis comentado algunos, el avance de las nuevas tecnologías es imparable. Ya disponemos de toda esta información en nuestros Smartphones, cada vez más gente dispone de uno y poco a poco nos vamos familiarizando con sus aplicaciones y las vamos incorporando a nuestro día a día. Es cuestión de tiempo que lo hagamos también cuando hacemos turismo.
    Pero mientras no llegamos a este punto reitero mi pregunta. Qué objetivo tiene el folleto que quiero editar e imprimir? A menudo obviamos esta pregunta y es cuando hacemos miles de folletos que acaban en la basura de muchas casas. Cuantas veces no nos han dado mapas tan pequeños que no se ven los nombres de las calles y no son útiles para orientarse, o bien nos han dado folletos, que parecen revistas, llenos de fotos preciosas pero que no aportan ninguna información de utilidad a la hora de moverse en el destino?
    Me ha gustado la reflexión sobre la responsabilidad individual a la hora de solicitar folletos, pero apelo también a la responsabilidad de las personas que los ofrecen. Hay que intentar conocer qué quiere la persona que pide información y darle aquello que necesita, quizá con un folleto es suficiente y no hace falta darle todos los que tenemos. Aunque como siempre los cambios son difíciles.
    Me ha encantado la iniciativa de compartir / reciclar folletos. Me la apunto!

  6. Gracias a todos los que os habéis tomado la molestia en escribir vuestra opinión aquí. Como comprobaréis llevo muy poco tiempo con el blog y no me esperaba ni esta repercusión ni tampoco tantos comentarios.

    Me alegra ver que es un tema que nos preocupa a muchos y en distintos ámbitos profesionales.

    Núria, estoy totalmente de acuerdo contigo. Aunque tengo un Smartphone, de momento todavía me gusta llevar en el bolso información impresa, pero no a cualquier precio. Es fundamental que el folleto cumpla un objetivo, como tú bien indicas, no sé si lo he expresado bien en mi post, pero veo factible disponer de varios folletos según el público objetivo y el lugar donde se reparten. Por ejemplo hace poco fui a una feria y vi un folleto sobre las Azores, y era un simple tríptico con unas fotos preciosas sobre las islas y con poco texto, pero lo suficiente como para llamar mi atención para llegar a casa y buscar información en internet. En este escenario para mi esta información ha sido suficiente. Sin embargo, si ahora decido visitar las Azores poco puedo hacer con ese folleto. Así que supongo que me dirigiría al organismo oficial de promoción turística para solicitar información práctica sobre el destino. También tienes razón en que el que ofrece los folletos debe adecuar el contenido al tipo de usuario. De nada me sirve que me lleve a casa folletos de turismo de golf o de viajar con niños, si yo no encajo en ese perfil.

    Gracias agarpar, a pesar de ser de otro sector, por ofrecer tu punto de visita. Aunque, de momento no veo posible la eliminación total del papel en la información turística, si que creo que es fundamental digitalizar los folletos. Muchas veces solo nos hace falta una parte de información que aparece en un folleto concreto, con lo cual con imprimir esa parte ya sería suficiente. Me gustó mucho la frase de Roger Von Oech: “No es posible resolver los problemas de hoy con las soluciones de ayer”. Hay que adaptarse a los nuevos tiempos.

    Xanxano, yo también pienso que se debe apostar más, a nivel oficial, por las herramientas para móviles, a parte es más fácil de mantener la información actualizada. En el formato impreso esto es más complicado porque no vas a editar un folleto nuevo cada vez que se produzca un cambio de información o dato.

    Arilena, mencionas lo de los folletos promocionados. En ciudades europeas se ve mucho esto, yo aquí lo he visto en el mapa turístico de Barcelona, no sé si se hace en algún otro lugar. Puede ser una buena opción para sostenerlos económicamente.

    ¡De nuevo mil gracias a todos por involucraros en este debate!

  7. Hola, me gusta este debate sobre los folletos y quiero aportar mi opinión.

    Tengo 36 años, me dedico al diseño gráfico/web y me encanta viajar. Soy consciente de que internet está tomando mucho terreno pq puedes encontrar información de (casi) todo lo que quieras, pero aún queda mucha gente que no usa internet y muchos sitios en los que no hay cobertura. Y desde luego, de cara a publicidad los folletos son imprescindibles.

    Creo que una de las cosas que se debe hacer es optimizar esos folletos de modo que sean prácticos y así no terminaremos tirándolos a la basura. En casa tengo un montón de ellos, me gusta guardarlos y casi parece que los colecciono. Y aunque puede parecer mentira, los utilizo bastante y los suelo prestar entre mis amigos que a veces piensan que soy yo la oficina de turismo :))

    Normalmente busco información online antes de ir a cualquier sitio, pero tb me gusta poder llevar algo físico, sobre todo mapas o algún folleto en el que explique lo que se puede visitar o ver por la zona. Y por cierto, la información que me imprimo en casa acaba mucho antes en la papelera que los folletos.

    De cara a optimizar, en lo que respecta a oficinas de turismo, no debemos olvidarnos de las personas que están allí para informar e incluso en las propias oficinas… Con personas mejor preparadas e instalaciones coherentes se ahorraría más que reduciendo el número de impresiones de unos folletos que hacen que las imprentas sigan estando activas…

    ¿No os ha pasado que salís igual que entráis en la oficina de turismo pero cargados de folletos? Pues a mi demasiadas veces… Creo que este puede ser tema para abrir otro debate. Un saludo!

    1. Hola ymanriquem!

      Muchas gracias por plasmar tu opinión.

      Para mí, como indico en el post, sería impensable en estos momentos promocionar un destino sin folletos, pero al igual que tú creo que deberían ser más prácticos.

      Por cierto, yo también colecciono folletos. Hay algunos a pesar de tener muchos años siguen siendo útiles. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s