Archivo de la categoría: Sostenibilidad

Donde la camelia marca la diferencia

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mi admiración por la camelia no nace por casualidad. Tengo que agradecerle a un compañero de trabajo que me haya contagiado su pasión por esta bella flor de invierno. Así espero con ilusión la llegada de cada invierno para poder disfrutar de este espectáculo floral. Además hace unos años se puso en marcha la Ruta de Camelia de Galicia, fruto de la colaboración conjunta de la Sociedad Española de la Camelia y de Turgalicia, y que también contribuyó a que mi interés por esta flor aumentara.

La Ruta de la Camelia de Galicia es mucho más que contemplar las miles de variedades de camelias que existen en los jardines que conforman la ruta. Confluyen una serie de características que la convierten en un producto turístico diferente:

  • Potencia la imagen de marca de Galicia. Recientemente, en un coloquio en el Pazo de Rubiáns, Carmen Salinero, la presidenta de la Sociedad Española de la Camelia, hacía referencia a que este producto encajaba con la percepción que los turistas tienen de Galicia.
  • Puede ayudar a desestacionalizar la oferta turística. La camelia, dependiendo de la variedad, florece desde finales del otoño hasta principios de la primavera, alcanzado su máximo esplendor durante la época invernal. De este modo, se presenta como un producto ideal para disfrutar y ofrecer durante la época de menos afluencia turística.
  • Es un producto diferenciador y único en el territorio español.
  • La ruta incluye otras especies de interés botánico, cultural y/o histórico. No hay un jardín igual a otro, cada uno muestra su propia singularidad. El paseo de tilos del Pazo de Oca, el ombú de la Casa de Rosalía de Castro, el paseo de olivos del Pazo de Santa Cruz de Ribadulla o los alcanforeros del Pazo de Rubiáns refuerzan, si cabe, aún más la espectacularidad de estos jardines.
  • Tiene una buena acogida entre los turistas internacionales, muestra de ello son las ofertas de agencias de viajes alemanas o inglesas que ofrecen para visitar la Ruta de la Camelia.
  • Es combinable con otras actividades turísticas que se pueden desarrollar durante el invierno: rutas de senderismo, gastronomía, turismo cultural, turismo termal, enoturismo, etc.
  • Es un producto respetuoso con el medio ambiente y sostenible.

Diferenciarse y ofrecer productos únicos, esa es la ansiada meta que buscan todas las destinaciones y que creo que la Ruta de la Camelia de Galicia cumple esta premisa con creces, dado que es un producto turístico singular y propio de Galicia. Habrá que ver cómo sigue evolucionando. De momento parece que goza de buena salud.

Fotografías: Anabel Carrión

Anuncios

Por un turismo con valores

Desde el mes de octubre estoy cursando en la UOC el Postgrado en Marketing y Comunicación de los destinos turísticos. En cada asignatura hay una práctica que consiste en debatir con mis compañeros sobre una cuestión planteada por el profesor. Esta fórmula me parece muy acertada, porque no solo te enriqueces con las opiniones de tus compañeros, sino que una misma tiene que recopilar información de manera autónoma para poder fundamentar su respuesta. Siempre que la cuestión planteada me lo permite, intento basarme en casos cercanos para ofrecer mi punto de vista.

Hace unas semanas el debate giraba en torno a los nichos de mercado en el sector turístico, es decir, segmentos homogéneos de consumidores que comparten una serie de características y necesidades dentro de un mercado más grande, en este caso el turístico. Gracias a internet aparecen nuevos canales de distribución que permiten a los turistas acceder a estos productos más personalizados y más afines a sus intereses. En los últimos años nacieron en Galicia empresas pequeñas que centran sus productos turísticos en segmentos de mercado interesados en disfrutar de la naturaleza, conocer de cerca sus costumbres y que quieren alejarse del turismo de masas.

Fuente: David Mora / Post  "Turismo Creativo"
Fuente: David Mora / Post “Turismo Creativo”

Un ejemplo es Ponle Cara al Turismo, formado por un equipo multidisciplinar, ofrece visitas acompañadas en distintos idiomas que permiten conocer las costumbres, actividades profesionales u otras manifestaciones socioculturales de la población local gallega a través de sus protagonistas. Así, una panadera nos cuenta como se elabora el Pan de Cea o un artesano nos explica en su taller artesanal de gaitas como construye las mismas. Además cuenta con un amplio catálogo de actividades de turismo creativo, que permite al visitante sentirse parte activa de la experiencia turística. Los talleres, que se organizan en casas rurales, van desde elaboración de tartas fondant, práctica de biodanza o aprender a tocar la pandereta.

Fotos: Ponle Cara al Turismo

Otra empresa que me gustaría mencionar es Knulps Reisen o lo que es lo mismo Eva y Anette, dos guías de viajes alemanas especializadas en Galicia y que dirigen sus actividades a un público que le gusta disfrutar de la naturaleza sin prisas. Y qué mejor manera que a través de viajes acompañados en bicicleta o a pie a lo largo de la costa gallega o del Camino de Santiago. También organizan vacaciones de inmersión lingüística con alojamiento en una casa de turismo rural situada en la costa gallega. Los alumnos podrán mejorar sus destrezas comunicativas en castellano participando en la vida cotidiana y cultural gallega. Durante el desayuno, cocinando marisco gallego o visitando una bodega son algunas de las situaciones donde se podrá practicar el idioma.

Video: Knulps Reisen (me emociono cada vez que lo veo)

Si por algo destacan estas dos empresas es por el alto grado de especialización y por ofrecer al visitante un trato muy individualizado y personalizado. Además valorizan las costumbres y la historia de Galicia. Nuestra historia. Es un turismo que fomenta el desarrollo local y sostenible mostrando un gran respecto por nuestros recursos naturales y culturales. A su vez el viajero experimenta una mayor vinculación emocional durante el viaje gracias al acercamiento a la gente local, fuera de los típicos escenarios turísticos, y a la cultura y naturaleza de los lugares que visitan.Dirigirse a este tipo de viajeros exige una escucha activa en los medios sociales y estar muy pendiente de sus necesidades ya que suelen ser muy exigentes con sus expectativas.

A Cova do Santiso, abrazando la sostenibilidad

En el Fogar do Santiso están de estreno. Después de 16 años de andadura, este emblema de la gastronomía galllega abre las puertas de un nuevo espacio gastrocultural, A Cova do Santiso. Una cueva escavada bajo los comedores principales y que se inaugura oficialmente al público este viernes 8 de junio.

Xosé Santiso, hace ya un tiempo que emprendió el camino hacia una restauración que pretende ser reflejo de su filosofía de vida. Sus principios se basan en el respecto por el medio ambiente, en la revalorización de la agricultura tradicional, en la utilización de materiales reciclados o en el uso de energía solar. En definitiva, aspira a alcanzar, en la medida de lo posible, una mayor autosuficiencia y un desarrollo sostenible.

El viernes pasado asistí a la presentación de A Cova do Santiso y pude comprobar in situ como todos esos valores se palpan en cada rincón de este espacio. Nos sirvieron un menú degustación donde los productos de temporada, procedentes de sus huertos ecológicos, fueron los protagonistas. Degustamos elaboraciones sencillas como calabacines rellenos de queso, tempura de hojas de remolacha o croquetas de grelos, pero todas con una característica común, un genuino sabor a frescura. También probamos bebidas ecológicas, como un mojito de fresas, elaborado por Diego Mosquera, o vinos mencía y albariño. Detalles como las mesas de cristal elaboradas a base de vidrio reciclado o servilletas de papel también recicladas son reflejo de esta filosofía.

A Cova do Santiso pretende ser algo más que un espacio gastronómico, entre otras actividades pretende acoger catas, espectáculos teatrales o talleres de cocina donde los productos de su propio huerto sirvirán de base para realizar esta actividad.

En definitiva, es una vuelta al pasado, aprovechando los avances del presente, y sobre todo y ante todo pensando en el futuro. Parafraseando a Xose Santiso diría aquello de “todo esto sirve para que nuestros hijos dentro de 50 años puedan disfrutar de esto”.