Archivo de la etiqueta: Ruta da Camelia

La bailarina

Camelia reticulata del jardín del Pazo da Saleta
Camelia reticulata del jardín del Pazo da Saleta

La camelia danza en nuestro invierno con la sutileza y la elegancia de una bailarina. Y pinta de color los días grises y lluviosos.

La historia sobre la camelia que aparece en la foto la he escrito originalmente en mi blog en alemán.  Se trata de una camelia reticulata del  jardín del Pazo da Saleta en Meis (Pontevedra). Aunque las reticulatas existen en otros jardines palaciegos de Galicia como en el Pazo de Oca, donde de hecho se encuentra la reticulata más antigua de Galicia, es en este jardín donde podemos encontrar un espectacular bosque de camelias reticulatas.

El matrimonio Gimson había pasado en los años 60 varios veranos en Galicia junto a sus tres hijos. Fascinados por la belleza paisajística de Galicia, Robert Gimson, se dio cuenta de que había encontrado el lugar idóneo donde convertir su sueño en realidad: crear su propio jardín bajo la premisa de wild garden, donde las especies plantadas se fueran adaptando al terreno sin ninguna alteración, al más puro estilo de jardín inglés, frente al orden y al intervencionismo de los jardines franceses.

Así en el año 1967, los Gimson, se hicieron con la finca de la Saleta en el municipio pontevedrés de Meis. Poco a poco el terreno de índole agrícola se fue transformando en un jardín botánico. Al principio, las especies de origen australiano y sudafricano eran las protagonistas pero con el tiempo la camelia se convirtió en la princesa del jardín. Se había plantado en la zona denominada woodland (bosque) junto a otras especies como magnolias, rododendros, pinos y cedros. Y en particular, se plantaron una gran cantidad de camelias reticulatas que se diferencia de las demás camelias por tener una flor mucho más grande y exuberante y por la nerviación de sus hojas. Un verdadero espectáculo visual. Robert Gimson también dedicaba tiempo a investigar y estudiar las especies, incluso contribuyó en la elaboración del Registro Internacional de la Camelia.

Camelias reticulatas, Pazo da Saleta
Camelias reticulatas, Pazo da Saleta

Plantó todo tipo de especies exóticas hasta el año 1987, el año de su fallecimiento.  Su viuda siguió 10 años más con el mantenimiento del jardín, hasta que a finales de los años 90 vendió el terreno por separado a cuatro propietarios. Uno de estos terrenos está conformado hoy en día por el Pazo da Saleta y el jardín visitable.

Actualmente en muchos jardines de Galicia, ya sean privados o públicos, hay plantadas camelias. Pero esto no siempre fue así. Hasta hace poco las camelias tan solo lucían en los jardines nobles de pazos y casas señoriales. Existen varias teorías de cómo llegó la camelia a Europa procedente de Asia, algunos afirman que a través de España o Portugal, sin embargo otros opinan que la primeras camelias llegaron a Europa gracias a navegantes ingleses y holandeses. El caso es que las camelias, se adaptaron a Galicia perfectamente, favorecidas por un clima húmedo de temperaturas suaves y por los suelos fértiles y ácidos.

Qué haría Robert Gimson si en su época hubiesen existido las redes sociales. No lo puedo asegurar con certeza, pero quizás hubiese optado como los dueños actuales del Pazo da Saleta que día tras día nos van contando como va evolucionando el jardín en las distintas estaciones.

A mí es uno de los jardines que más me ha gustado de los que pertenecen a la Ruta da Camelia. Si conoces alguna otra historia vinculada a las camelias de Galicia estoy encantada de que me dejes un comentario.

Fuentes utilizadas para redactar el post: Sociedad Española de la Camelia

Fotgrafías: Anabel Carrión

Donde la camelia marca la diferencia

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mi admiración por la camelia no nace por casualidad. Tengo que agradecerle a un compañero de trabajo que me haya contagiado su pasión por esta bella flor de invierno. Así espero con ilusión la llegada de cada invierno para poder disfrutar de este espectáculo floral. Además hace unos años se puso en marcha la Ruta de Camelia de Galicia, fruto de la colaboración conjunta de la Sociedad Española de la Camelia y de Turgalicia, y que también contribuyó a que mi interés por esta flor aumentara.

La Ruta de la Camelia de Galicia es mucho más que contemplar las miles de variedades de camelias que existen en los jardines que conforman la ruta. Confluyen una serie de características que la convierten en un producto turístico diferente:

  • Potencia la imagen de marca de Galicia. Recientemente, en un coloquio en el Pazo de Rubiáns, Carmen Salinero, la presidenta de la Sociedad Española de la Camelia, hacía referencia a que este producto encajaba con la percepción que los turistas tienen de Galicia.
  • Puede ayudar a desestacionalizar la oferta turística. La camelia, dependiendo de la variedad, florece desde finales del otoño hasta principios de la primavera, alcanzado su máximo esplendor durante la época invernal. De este modo, se presenta como un producto ideal para disfrutar y ofrecer durante la época de menos afluencia turística.
  • Es un producto diferenciador y único en el territorio español.
  • La ruta incluye otras especies de interés botánico, cultural y/o histórico. No hay un jardín igual a otro, cada uno muestra su propia singularidad. El paseo de tilos del Pazo de Oca, el ombú de la Casa de Rosalía de Castro, el paseo de olivos del Pazo de Santa Cruz de Ribadulla o los alcanforeros del Pazo de Rubiáns refuerzan, si cabe, aún más la espectacularidad de estos jardines.
  • Tiene una buena acogida entre los turistas internacionales, muestra de ello son las ofertas de agencias de viajes alemanas o inglesas que ofrecen para visitar la Ruta de la Camelia.
  • Es combinable con otras actividades turísticas que se pueden desarrollar durante el invierno: rutas de senderismo, gastronomía, turismo cultural, turismo termal, enoturismo, etc.
  • Es un producto respetuoso con el medio ambiente y sostenible.

Diferenciarse y ofrecer productos únicos, esa es la ansiada meta que buscan todas las destinaciones y que creo que la Ruta de la Camelia de Galicia cumple esta premisa con creces, dado que es un producto turístico singular y propio de Galicia. Habrá que ver cómo sigue evolucionando. De momento parece que goza de buena salud.

Fotografías: Anabel Carrión